LA NACION | LIFESTYLE | VINOS Vinos. 5 Tendencias que reinarán en 2020

Vinos 5 Tendencias que reinarán en 2020

El vino tiene el tiempo del caracol: lento y constante, es en el largo plazo donde se

ven los grandes movimientos. Este año que pasa, sin embargo,  trajo algunas

innovaciones que se quedan para quedarse  y que, con el paso del tiempo,

marcarán nuevos caminos visibles. Así es que puestos a repasar lo que nos dejó 2019 y

que repercutirá en 2020 y más allá, estos son las cinco que vale la pena observar.

Vino en lata

Después del vino tirado, que arrancó en diciembre de 2018, es la

nnovación más notable  del mundo del vino. Una clara apuesta a romper los códigos

de una categoría encerrada en los envases de vidrio y que, por ello, estaba ausente de

.otras situaciones de consumo. En eso,  el desarrollo de la lata  -de la mano de Ball

Corporación y un puñado de bodegas innovadoras- supone un salto importante para el

vino, a la vez un producto conservador y obligado a cambiar.

Algo tardías, sin embargo, las latas llegaron en diciembre de este año al mercado y

enfocado en un público que no piensa en el vino como una bebida con códigos

estrictos: con algo de gas, bastante de dulzura y en formatos que van desde 250 a

355cm3. Algunas marcas picaron en punta. No serán las únicas.

  • Dadá
  • Santa julia
  • Era nueva
  • Dilema

Sin sulfitos

En materia de elaboración es la tendencia que más se consolidó este año , con nuevos y

crecientes convencidos en sus bondades. Se trata, agrega, de  vinos a los que no

se les agrega sulfitos en el proceso de elaboración.  La idea, argumentan sus

defensores, es mejorar la performance aromática del vino  aún a riesgo de

acortarle la vida. Los detractores de la movida, en cambio, aseguran que no es posible

estandarizar una partida si no se trabaja sin sulfitos. Cuestión filosófica en el fondo,

entre los que sostienen una naturaleza prístina en el vino versus la intervención

enológica, una cosa es segura: cualquiera sea el resultado es un asunto ético y estético

cuya trama final escapa al gran consumo y echa raíces entre los consumidores

entendidos que buscan el detalle y la diferencia. Para los que están en la senda de la

experimentación, apunten buenos ejemplos. Habrá más.

  • Sobrearural Bonarda (2019, $ 350)
  • Krontiras Malbec Natural (2018, $ 635)
  • Stella Crinitá Barbera (2018, $ 1210)

Los tintos de sed

Hace poco  escribí en este mismo espacio una larga arenga sobre este tema.  El asunto es

que entre las tendencias que ganaron profundidad este año que se va, los vinos de sed -

esos que invitan a beber y beber, evitando el andamiaje de los taninos- está a pedir

de boca Grupo creciente pero minoritario, la idea de que el vino puede ser una bebida

sencilla y gratificante, estructurada en torno a la frescura y por oposición al cuerpo y la

La densidad de los tintos que dominan la escena, es a todas luces una buena noticia. En

particular a la hora de renovar el universo estilístico que bebemos. Hay buenos ejemplos

para paladares curiosos. No son casos afectados y la tendencia crece. Hijo:

  • Colonia Las Liebres Bonarda (2018, $ 470)
  • Proyecto Las Compuertas Cordisco (2018, $ 550)
  • El Esteco Old Vine (2017, $ 952).

Los vinos naranjos

En materia de vinos blancos, las maceraciones con piel están a la orden del día. La

seducción que produce esta técnica sobre los enólogos es notable y este año  

que se marcó el punto de inflexión en el que un número creciente de vinos "naranjos",

como se llama, llegaron a la góndola chica.

En pocas palabras, la idea es elaborar un vino blanco como si fuera un tinto,

macerándolo con las pieles para que en ese proceso gane cuerpo y aromas menos

típicos Como en ese proceso adquieren sustancias que se oxidan durante el resto de la

crianza, viran hacia un característico color naranja que les da nombre. De esta manera,

las bodegas están innovando en el universo de los blancos. Novedades de este año:

  • El Porvenir Naranjo (2019, $ 600)
  • Antonia Ginard Naranjo (2019, $ 800)
  • Livverá Malvasía (2019, $ 780)
  • Pielihueso (2018, $ 550)

Nuevas IG

En 2019 se aprobarán dos nuevas Indicaciones Geográficas en Valle de Uco -  Pampa El

Cepillo y San Pablo -, siguiendo una tendencia de largo plazo hacia la zonificación

Iniciada por Paraje Altamira. La idea subyacente es que, en la medida en que se acoten

los orígenes de los vinos, aquellos que resultaron elegidos por el público pueden crecer en

precio. Hoy estamos en la etapa de delimitación y fragmentación. En todo caso, hay

otras IG en proceso de formación y es esperable que en 2020 emergen algunas más

dentro del mismo Valle de Uco. Así es que atentos, que veremos más.